LOS DIOSES QUE SOY - POSEIDÓN/NEPTUNO

SABIDURÍA DEL DIVINO MASCULINO - ARQUETIPOS DE SANACIÓN Y TRANSFORMACIÓN

AVALON PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD

Escuela para la Evolución del Alma

 

LOS DIOSES QUE SOY

POSEIDÓN/NEPTUNO

                                            Los Dioses que Soy son los distintos arquetipos a través de los cuales se expresa lo Divino y Sagrado Masculino de la vida,  la energía y  la espiritualidad. Cada uno de esos dioses, en cierto modo, ya habita en ti y puede ser conscientemente activado en función de tus necesidades y objetivos, ayudándote entonces a reunir los recursos necesarios para satisfacerlas y llevarlos a cabo, además de proporcionarte un extraordinario apoyo para desarrollar cualidades y capacidades hasta ahora desconocidas o no utilizadas. Puedes invocar a uno o a varios dioses siempre que los necesites y, desde luego, si te comprometes a trabajar con ellos, sentirás como tu masculinidad se hace más fuerte y segura, cómo tu autoestima crece y cómo, al tener un rostro parecido a ti en el que verte reflejado, también se afirma tu espiritualidad, una espiritualidad libre y autónoma, que no tiene que seguir los patrones de la espiritualidad hasta ahora asumida por tod@s y que, sobre todo, es una espiritualidad que reconoce, honra, ama y embellece tu ser de hombre, esa espada sagrada que eres, una espada capaz de cortar las sombras de la noche con su hoja de acero, para que pueda brilla la luz del día en todo su esplendor. Una espada de luz, conciencia, amor y fuerza, dispuesta a cortar todo aquello que sea inferior a la justicia, la honradez y la transparencia, todo aquello que no sintonice con la expresión de la Vida en todas partes, todo aquello que esté por debajo del ser luminoso, divino y cósmico que eres. Una espada que te ayuda a recuperar y fortalecer tu poder interior, no para dominar a otras personas, sean éstas mujeres u hombres, sino para emplear ese poder en la búsqueda y consecución de tus propósitos, de tus objetivos, de tus tareas y cometidos para esta encarnación y también, desde luego, para que encuentres la alegría, la plenitud, la felicidad, la prosperidad y la abundancia material permanentes, mientras estás aquí, viviendo en la Tierra y teniendo experiencias humanas, llevando el vestido terrestre que elegiste, antes de venir, para esta ocasión. Como los arquetipos son, en realidad, energía, conciencia, inteligencia y función, todos tienen tanto atributos masculinos como femenino y, por consiguiente, tod@s, hombres y mujeres, podemos trabajar con ellos, desarrollarlos y emplearlos en nuestra vida cotidiana. No obstante, esta serie de escritos sobre los Dioses que Soy, están dirigido en principio al desarrollo, la transformación y la evolución de los varones.

POSEIDÓN/NEPTUNO, DIOS DEL MAR: EL REINO DE LAS EMOCIONES Y LOS INSTINTOS

                                                                  Poseidón/Neptuno vivió bajo el mar, el reino que le tocó en el reparto que hizo con sus hermanos Zeus y Hades, cuando dividieron el mundo tras derrocar a su padre Cronos. Podemos captar la emotividad que este dios encarna, y el reino psicológico que domina, pensando en la fuerza del mar: puede ser turbulento y con enormes olas que destruyen y arrasan cuanto se encuentran a su paso.  Al igual que las emociones intensas nos afectan inundando nuestra personalidad y hundiendo la racionalidad, Poseidón surgirá de su residencia bajo las aguas y bramará, retirándose después de nuevo a su refugio submarino. También se le ha llamado el que trae las inundaciones y el que hace temblar la tierra, para expresar el enorme poder perturbador y destructor de la naturaleza en general, y de la naturaleza humana en particular, especialmente cuando está bajo el influjo de sentimientos y emociones muy vivos.

                                                                  En los sueños y las metáforas, el mar simboliza el inconsciente.  En sus zonas poco profundas, justo debajo de la superficie marina, están las emociones y los recuerdos personales que podemos recuperar con facilidad. En sus profundas oscuridades, en la parte más abismal, hay primitivas criaturas y millares de formas que trascienden lo cognoscible en un plano personal. Esa es la zona del inconsciente colectivo, aquello que compartimos con el resto de la humanidad desde el principio de los tiempos, tengamos contacto con ello o no. El agua y las emociones siempre han estado simbólicamente vinculadas, y de aquí la relación de este dios con el mundo emocional. Su animal simbólico era el caballo, frecuente representante del poder y de la belleza de los instintos físicos, un animal de tierra y de sangre caliente, que da fe de los orígenes preolímpicos de Poseidón como dios Padre-Tierra.

                                                                  Poseidón, el dios del mar para los griegos, se representaba como un hombre poderoso con barba, parecido a Zeus y con un tridente. Se le identifica, como es obvio, con el reino de los mares. El significado de su nombre es: esposo de Da (posis Das: Poseidón), uno de los nombres de la Tierra. Por este motivo también se asociaba a los terremotos y se le calificaba como el que hace temblar la tierra. Los toros y los caballos eran sus principales animales simbólicos.  Su característica principal era su fuerte temperamento. Poseidón tiene mal carácter, es violento, vengativo, destructivo y peligroso, y siempre le acompañan la tempestad y la turbulencia, como el mar cuando está agitado.  También es el mar en calma, con su rítmico y musical movimiento, una vez ha pasado el temporal.

 

DSC_0309.JPG

                                                                  El arquetipo de Poseidón es un aspecto del arquetipo del padre, reprimido en los hombres que se esfuerzan por tenerlo todo bajo control. Cuando el reino emocional se reprime, el arquetipo simbolizado por Poseidón se queda sepultado y no está integrado en la personalidad masculina. Se encapsulan entonces las emociones, en vez de permitir su libre expresión, hasta que no se pueden contener y se manifiesta el instinto primitivo de causar estragos sobre cualquiera que haya hecho sufrir a Poseidón, sin importarle las razones.

                                                                  Poseidón también es el arquetipo a través del cual los hombres podéis conocer un mundo psicológico de gran profundidad y belleza, un mundo que, por ser submarino, no puede verse desde el monte Olimpo, ni fue tampoco descrito en la mitología griega. Esto nos da una idea de lo poco que se aprecian las profundidades emocionales en la mente masculina, y de lo devaluadas y reprimidas que están en las culturas patriarcales, lo que desde luego no significa que no existan, al revés, permanecen intactas bajo la superficie de la tierra, esperando ser reconocidas y expresadas para favorecer el autoconocimiento,  la transformación interior y la evolución consiguiente hacia un nuevo y más desarrollado estado del ser.

                                                                  Poseidón era el único dios olímpico que podía acceder a las profundidades marinas, permaneciendo en ellas todo el tiempo que quisiera o saliendo rápidamente a la superficie, por lo que representa al hombre capaz de adentrarse mucho y sin miedo en el reino de los sentimientos y de las emociones, accediendo a lo que allí reside: espíritu, tristeza, gran belleza, monstruos abisales, lugares tan profundos y oscuros en los que no se puede ver claramente y apenas se puede percibir lo que hay.  

                                                                  El hombre ajeno a su naturaleza de Poseidón suele entrar en su mundo y es temporalmente dominado por él cuando bebe alcohol en exceso o consume cualquier otra droga. También cuando se halla sumido en este plano a causa del dolor o la ira, debatiéndose como un hombre que se está ahogando.  En cambio, el aspecto del buceador de fondo que también contiene este arquetipo, está encarnado por el poeta, dramaturgo, novelista, compositor, músico o psicoterapeuta, atraído una y otra vez a adentrarse cada vez más hondo en el mundo de las emociones, donde la naturaleza de Poseidón le permite conectar con la profundidad humana colectiva.

                                                                  El tridente que acompaña al dios Poseidón es un símbolo fálico que, junto al significado de su nombre: esposo de la Tierra, le sitúa históricamente como un dios preolímpico, consorte de la Gran Diosa, poseedora de tres aspectos: doncella, madre y anciana. Es decir, el tridente era el triple falo simbólico que representaba su función como compañero de la triple diosa.  Al igual que sus dos símbolos del reino animal: el caballo y el toro, el tridente es una afirmación de la sexualidad y la fertilidad de este arquetipo, aunque sea más abstracto que ellos.  Como portador del tridente, Poseidón es sexualmente potente y capaz de engendrar. En una relación humana comprometida, quien porta el tridente es esposo de la doncella, de la madre y de la mujer sabia que coexisten en su compañera o esposa. En su aspecto más abstracto, Poseidón es el esposo de la Tierra y, como tal, le da la humedad vital subterránea que ésta necesita para ser fértil, representando así su tridente el poder para conectar con esa fuente de vida que el agua es. 

                                                                  Como adversario, Poseidón puede ser implacable, ya que se guía por la justicia del ojo por ojo y diente por diente, sin tener en cuenta nada más. Por este motivo, más que justo puede ser vengativo y rencoroso, tratando de devolver el agravio sufrido por él mismo o por l@s suy@s, aunque tenga que esperar mucho tiempo para lograrlo.

                                                                                        Namasté.

María Sánchez-Villacañas de Toro

 

AVALON PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD

VESICA PISCIS TOURS

 

Psicología y psicoterapia

Astrología. Cosmología Maya. Numerología

Tarot. Kábala. Registros Akáshicos

Viajes Sagrados y Conscientes

 

34 627 12 09 47

metamorfosisyvida2013gmail.com

vesica.piscis.tours@gmail.com

www.desarrolloycrecimiento.es

http://metamorfosisyvida.wordpress.com

http:// vesicapiscistours.wordpress.com

 

(C) Texto e imagen: María Sánchez-Villacañas de Toro (21-VI-2018). Todos los derechos reservados