TRATAMIENTO PSICO-ENERGÉTICO-ESPIRITUAL DEL DOLOR FÍSICO

El dolor es un proceso físico que puede tratarse y controlarse con técnicas espirituales, psicológicas y energéticas, de manera que no sea necesario acudir a los fármacos para paliarlo, salvo cuando sea estrictamente necesario.

Con frecuencia, esos tratamientos centrados en la energía, la psique y el espíritu, todos ellos métodos naturales, sin efectos secundarios y al alcance de todas las personas, consiguen reducir al mínimo e incluso eliminar, el dolor. Cuando esto no sucede, siempre se consigue un alivio considerable y, sobre todo, un estado de calma y paz que contribuye en gran medida a que la sensación dolorosa sea menor.

A través de ejercicios de relajación, cromoterapia, visualizaciones, meditaciones guiadas y autoinstrucciones, logramos ese cambio energético tan necesario para que el dolor físico desaparezca o, por lo menos, sea tan leve que se pueda soportar y controlar.