dedicado a la evolución del alma

BELTANE 2018

AVALON PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD

Escuela para la Evolución del Alma

 

BELTANE 2018

FUEGO, COMIENZO DEL VERANO, FERTILIDAD

 

LA SAGRADA RUEDA DEL AÑO DE LA DAMA DE AVALON Y LAS NUEVE MORGENS

 

                                                                  La Sagrada Rueda del Año de la Dama de Avalon y las Nueve Morgens, está dividida en ocho festividades solares, todas ellas relacionadas con el flujo natural de las estaciones y los acontecimientos astronómicos relacionados con ellas. Como es arriba, así es abajo. Como es abajo, así es arriba. Estas celebraciones suelen describirse como ocho rayos en la mencionada rueda, una imagen muy útil para recordarnos el continuo suceder de la vida, el ciclo sin principio ni final que ésta es. Aunque celebremos cada doce meses la marcha de un año y la llegada del siguiente, en realidad, el año ni empieza ni acaba, como la energía, aunque diferentes tradiciones culturales han determinado uno o dos días para llamarlos Año Nuevo. Sin embargo, como el ciclo tiene en cuenta los ritmos de la naturaleza en vez de las fechas del calendario gregoriano, los comienzos y los fines se consideran parte de las festividades y también están vinculados entre sí.

                                                                       La Sagrada Rueda del Año de la Dama de Avalon y las Nueve Morgens, está dividida en ocho festividades, todas ellas relacionadas con el flujo natural de las estaciones y los movimientos y cambios de los astros que, como la Astrología nos muestra, tienen una importante influencia en la vida del planeta Tierra y, por lo tanto, también en los seres humanos, como desde antiguo l@s sabi@s de todos los tiempos y lugares han sabido. Dichas festividades, llamadas los ocho días sagrados de la Sagrada Rueda del Año de Nolava y las Morgens, son una mezcla de acontecimientos solares, como los solsticios y los equinoccios, y las festividades del fuego de las culturas celta y nórdica. Las cuatro festividades solares tienen lugar en un día determinado que, precisamente, marca el acontecimiento astronómico que les da existencia y nombre. Así tenemos que Yule es el día más corto del año o solsticio de invierno, generalmente el 20 o 21 de Diciembre; Litha, el día más largo del año o solsticio de verano, el 21 o 22 de Junio; Eostre u Ostara, el equinoccio vernal (de primavera), alrededor del 21 de Marzo, y Mabon, el equinoccio de otoño, alrededor del 21 de Septiembre, intercalándose entre las festividades del fuego, llamadas así por la costumbre de encender hogueras en esas fechas, que son: Imbolc o leche de oveja, a comienzos de Febrero; Beltane o Día de Mayo, a primeros de dicho mes; Lammas o Lughnasadh, a principios de Agosto con la cosecha de granos y Shamhain, la fiesta de l@s ancestr@s, a finales de Octubre.

                                                                  Colocándolas en la Sagrada Rueda de la Dama de Avalon y las Morgens según tienen lugar en ella, esos ocho días sagrados quedan de la siguiente forma:

 

Samhain: 31 de Octubre/1 de Noviembre. Va la primera porque para l@s celtas era el final del verano y por lo tanto de un año, así como el principio del invierno y por lo tanto de otra anualidad. De aquí también su relación con quienes habían dejado la vida terrestre a lo largo de ese año y con l@s ancestr@s que la habían ido dejando a lo largo de los anteriores.

Yule: 21-22 de Diciembre, aproximadamente, por la precesión de los equinoccios.

Imbolc: 2 de Febrero.

Eostre/Ostara: 21 de Marzo, aproximadamente, por la precesión de los equinoccios.

Beltane: 1 de Mayo.

Litha: 21-22 de Junio, aproximadamente, por la precesión de los equinoccios.

Lammas/Lughnasadh: 2 de Agosto.

Mabon: 21 de Septiembre, aproximadamente, por la precesión de los equinoccios.

 

                                                                  Hay un lugar en el que cada una de estas fechas puede celebrarse de una manera muy especial e idónea. Se trata de Avalon, la Isla de las Hadas, la Tierra Promisoria de l@s celtas y el hogar de Merlín, Viviana, Morgana, Arturo y Ginebra, los caballeros de la Tabla Redonda, Camelot, Excalibur, el Santo Grial, las gentes del Neolítico… Frecuentemente, viajo con grupos a esas tierras, tanto para celebrar estas festividades como para realizar otros trabajos espirituales y energéticos, que tienen en esos parajes un enclave especialmente potente y sagrado.

                                                                  En cada una de las festividades de la sagrada rueda del año de Nolava y las Morgens, podemos encontrarnos con una de las manifestaciones de la Dama de Avalon y con una de las Morgens, puesto que ellas  eran, y siguen siendo, especialmente honradas y celebradas en esas fechas, aunque son tenidas en cuenta durante toda la anualidad.

                                                                  Centrémonos ahora un poco más detenidamente en Beltane, la fiesta celta del fuego, el comienzo del verano y la fertilidad, con la que nos encontraremos en los próximos días.

 

 BELTANE 2018.jpg

 

BELTANE: LA FIESTA CELTA DEL FUEGO, EL COMIENZO DEL VERANO Y LA FERTILIDAD: 1 DE MAYO

 

                                                                  Beltane, también conocida como el Día de Mayo y el Primero de Mayo, es la fiesta celta del fuego, la fertilidad y el comienzo del verano.  Tradicionalmente se celebraba en Irlanda, Escocia, Galicia y la Isla de Man. En muchos puntos de estos lugares, aún sigue celebrándose y por eso ha llegado hasta nuestros días. Uno de los lugares en los que esa tradición se mantuvo viva es Glastonbury, donde en el plano etéreo de quinta dimensión se encuentra la mítica ciudad de Avalon, hace siglos presente allí de manera material.

                                                                  Beltane se celebra durante ese día de Mayo, generalmente a partir del atardecer, y también cuando las flores cubren el árbol de Mayo. Al ser una festividad relacionada con la fertilidad, tanto de la tierra misma como de la humanidad, es también el momento del Hombre y de la Mujer Verdes, Jack in the Green, Robin de los Bosques y Marian.  Los espíritus del bosque están disponibles en todos los espacios naturales para que nos comuniquemos con ellos y la savia de la vida renovada tras los meses fríos del invierno también se prepara para recorrer el cuerpo de todo aquello que está vivo, incluidos los seres humanos.

                                                                  Beltane es un tiempo de sensualidad desenfrenada, motivo por el que durante siglos, su celebración era evitada por las iglesias cristianas, de corte más puritano. Conmemoradas con el uso de símbolos fálicos, como el Palo de Mayo y las coronas de flores que lo adornan, las Fiestas de Mayo también se caracterizan por sus imágenes de sexualidad, que testimonian sus orígenes como festividad de la fertilidad. La resistencia del pueblo a la celebración de Beltane marca esta fiesta como una tradición de desobediencia a la autoridad. El Primero de Mayo también celebra los derechos de la gente trabajadora y del trabajo mismo en la mayor parte de occidente, marcando también una fecha anual de manifestación y protesta callejera para l@s ciudadan@s europe@s.

                                                                  Beltane es también un tiempo para comunicarnos con los espíritus del bosque y pedirles que nos ayuden a fertilizar nuestra vida, tanto para concebir un/a hij@ como para concebir y llevar a término cualquier proyecto que queramos emprender y ver completado. Es igualmente una época para hacer promesas, sellar compromisos y honrar la sensualidad, propia y ajena, que es mucho más que la sexualidad y su manifestación.

                                                                  Era costumbre durante la fiesta de Beltane, asegurar la bonanza de la tierra y de las cosechas para todo el año que en ese momento comenzaba para l@s celtas, y antes que ell@s para otras culturas antiguas, mediante una unión sagrada entre una joven virgen y un guerrero que superaba una prueba y podía, como recompensa, yacer con esa joven y engendrar un/a hij@, una nueva vida, como símbolo de esa nueva vida que le esperaba a la Tierra misma desde ese momento. En ocasiones, el hombre era sacrificado tras esa unión, considerando que su sangre era la semilla que la Tierra necesitaba para regenerarse y seguir creciendo. Durante esas ceremonias de unión sagrada, la mujer y el hombre no se conocían, ni tampoco podían verse durante el momento de unir sus cuerpos, como una señal más de que lo importante era la unión misma en sí y la criatura que de ella nacería unos meses después en relación con la fertilidad de la tierra y del pueblo, quedando al margen lo que las personas que directamente participaban en ella pudieran sentir y que también vivían como un ofrecimiento a la Divinidad y a la Vida misma.

                                                                  La joven virgen casi siempre era una sacerdotisa de la Diosa, especialmente elegida para ese fin y el hombre alguien capaz de superar todas las pruebas necesarias para merecer estar con ella. A menudo, ese hombre también era alguien especial porque, o bien tenía sangre real o bien era el propio rey del lugar, a menudo desconocido hasta ese momento y siempre mantenido en el anonimato. Estas ceremonias las organizaban los sumos sacerdotes y las sumas sacerdotisas quienes, en cierto sentido, tenían la capacidad de manipular los acontecimientos y de provocar determinadas uniones entre la sacerdotisa elegida y el hombre que superaba las pruebas, con la intención de obtener el bien del pueblo en forma de fertilidad y salud para toda la población y para los lugares que habitaban, dejando con ello al margen los sentimientos y las vivencias de los protagonistas de la unión que solía tener lugar en lo profundo y solitario de una cueva, rodeados de fuego por dentro y por fuera, ya que las antorchas y los hogueras acompañaban a estas celebraciones, por ser también Beltane una fiesta del fuego.

                                             En Beltane, sureste de la sagrada rueda de Nolava y las Morgens, nos encontramos con Nolava la Amante y Nolava la Virgen, siendo Thetis la Morgen que corresponde a este punto cardinal y festividad.

                                                               Deseo que BELTANE 2018, NOLAVA LA AMANTE, NOLAVA LA VIRGEN y THETIS, lleguen con sus bendiciones a nuestra vida, inspirándonos e iluminándonos con su renovada luz.  Bendita sea también esta celebración y todas las energías que la hacen posible. AWEN, AWEN, AWEN/AMÉN, AMÉN, AMÉN/OM, OM, OM.

                                                                  Namasté.

 

 

                                                       

¡¡FELIZ Y FÉRTIL BELTANE 2018 PARA TOD@S!!

 

María Sánchez-Villacañas de Toro

 

Psicóloga clínica, energética y espiritual

Astróloga. Cabalista. Formadora

Sanadora Espiritual por Arquetipos

Lectora de Registros Akáshicos

Lectora y Creadora de Oráculos

Sacerdotisa de la Luna, de la Diosa y de Avalon

Diseñadora de Mandalas y Composiciones Simbólicas

Guía de viajes sagrados y conscientes

 

AVALON PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD

Escuela para la Evolución del Alma

 

+34 627 12 09 47

metamorfosisyvida2013@gmail.com

www.desarrolloycrecimiento.es

http://metamorfosisyvida.wordpress.com

 

 

 

 

©Texto e imagen: María Sánchez-Villacañas de Toro (27-IV-2018). Todos los derechos reservados